Escuela Chimirol: unidos por Carbono Neutralidad

Inicio >> Noticias >> Escuela Chimirol: unidos por Carbono Neutralidad

¿Es posible para una pequeña escuela rural de Pérez Zeledón llegar a ser la primera escuela Carbono Neutral en el país? Para el personal docente de la Escuela Chimirol de Rivas junto a los padres de familia, estudiantes y vecinos de la comunidad, ya no es solo un sueño sino una realidad. Hoy en Desafiando Límites, el director de la institución, Rafael Jiménez Bonilla, nos cuenta sobre los obstáculos que hubo que superar y compromisos que cumplir, para llegar a esta meta.

¿Cómo inició el proyecto para convertir la escuela en una institución Carbono Neutro?

En mi caso, cuando llegué acá como director de esta escuela hace 8 años, me encontré con una comunidad totalmente identificada con la protección del medio ambiente. Había rótulos, campañas de reciclaje y estudiantes con ganas de cuidar el ambiente.

Luego surgieron los pequeños proyectos, entre ellos, se nos ocurrió poner paneles solares en la institución, convirtiéndonos en una de las primeras escuelas en el país con paneles solares y la primera en Pérez Zeledón.

Luego vinieron las biojardineras y nos ha ayudado la Asociación de Desarrollo, ya que no solo en la escuela se están generando las ideas. Después empezamos con las prácticas como el tanque para el uso de agua llovida en los servicios sanitarios, la construcción de un aula en llantas, la participación del programa Un Pupitre por mi Escuela, luego fue la decoración de la escuela para las Fiestas patrias con materiales totalmente reciclables.
Tenemos unos 10 pequeños proyectos y después nos hicieron una sugerencia para llegar a ser una escuela Carbono Neutral. Don Edgar Oviedo nos tendió una de las primeras manos, luego se unieron esfuerzos y aparecieron algunas empresas que nos ofrecieron el financiamiento, porque para nadie es un secreto que para una escuela tan pequeña es muy difícil adquirir los recursos necesarios. La certificación tuvo un costo cercano a 3 millones de colones, por lo que la Sociedad de Seguros de vida también nos tendió la mano. Logramos formalizar los datos de los gastos de agua, luz, gas en la cocina y disminuirlos, por lo que pudimos comprar unos bonos para proteger un terreno ubicado en Guanacaste y es parte de nuestra labor. El certificado dice que la Escuela Chimirol no contamina el planeta y es lo que nos hace sentir muy orgullosos.

¿Qué papel juega el terreno que está en Guanacaste?

Se trata de una compensación. La escuela disminuye sus gastos de agua, electricidad y el gas y eso nos dice cuánto contaminamos. En el caso de nuestra escuela, el índice andaba por 4.1, entonces hay que compensarlo en oxígeno y es lo que nos hace quedar en balanza. El terreno no es propiedad de la escuela, lo que hacemos es pagar para que este terreno se mantenga; es un área reforestada que produce oxígeno. Todas las empresas que se certifiquen, tienen que estar pagando para que se proteja el bosque.

¿En qué consiste la Carbono Neutralidad?

Antes que todo, es medir cuánto contaminamos. Una vez que sabemos cuánto contaminamos, tenemos que disminuirlo al máximo. Por ejemplo, si estamos acostumbrados a tener en nuestro hogar unos 10 bombillos encendidos constantemente, apagamos 5 y solo quedamos con otros 5. También, adquirimos una olla de presión para reducir el uso de gas.

El próximo paso es recompensar la contaminación con la reforestación. De esta forma, se recompensa la contaminación con la producción de oxígeno.

¿Quién está a cargo del proyecto?

No voy a decir que es mi iniciativa, ya que sería injusto. Como cabeza de la institución, tengo que tomar decisiones, pero el proyecto se está desarrollando por un equipo de trabajo, integrado por la junta de educación, los padres de familia, miembros de la comunidad que siempre nos han apoyado, estudiantes y sobre todo, un grupo de docentes comprometidos, entre ellos, 8 maestros que siempre están aquí y 3 que nos visitan. Muchos de ellos salen a trabajar si es necesario hacerlo un domingo, sobre todo, en los famosos turnos de 15 de Setiembre y están aquí desde las 7 de la mañana hasta las 9 de la noche.

La mayoría de ustedes tienen sus compromisos del hogar. ¿Cómo hacen para distribuir el tiempo?

Es muy importante, ya que siempre tratamos de llegar a un consenso y ponernos de acuerdo, pero también nuestras familias nos colaboran mucho. Es parte de la labor docente, ya que tenemos muchas cargas y programas, pero este tipo de proyectos nos da mucha satisfacción, sentimos que estamos haciendo un aporte con mucho sentido a las futuras generaciones. A veces es triste ver que hay personas que tienen muchos recursos y podrían hacer algo por el planeta, pero no lo hacen, pero estamos muy satisfechos cuando logramos inculcar a los niños y niñas el concepto claro de la Carbono Neutralidad y el compromiso con el ambiente.

Alexandra Ivanova, periodista / info.ale17@gmail.com