Ariel Castro Meléndez: “El rival principal de cada uno es uno mismo”

Inicio >> Node >> Ariel Castro Meléndez: “El rival principal de cada uno es uno mismo” >> Ariel Castro Meléndez: “El rival principal de cada uno es uno mismo”
Ariel Castro Meléndez

Ser profesional en Derecho, padre de familia y a la vez, practicar un deporte que necesita de tanto esfuerzo como es triatlón, es posible para Ariel Castro Meléndez, quien se propone nuevos retos, tanto en el campo deportivo como en su vida profesional y para todo esto cuenta con el apoyo de su familia. En esta edición de Desafiando Límites, el joven abogado y triatleta nos comparte su experiencia de cumplir con estas múltiples tareas.

¿Cómo nació su pasión por el deporte?

Hace 4 años mi hermano me invitó a participar en una carrera de atletismo. Recuerdo que hice una carrera a General Viejo, donde vi a la gente apoyando a los atletas y haciendo esfuerzo, es lo que me motivó a participar de más carreras, entre ellas, la Carrera de la Expo, la Carrera Luces del Valle y también tuve una experiencia en San José, en una carrera donde compitieron cerca de mil corredores, lo que fue una motivación inmensa para mí.

Luego empecé a proponer objetivos pues antes hacía carreras de 10 kilómetros, pero después hice una carrera que requirió más preparación, ya que el recorrido tenía 42 kilómetros. Ahí fue donde me empecé a preparar más seriamente, por lo que tuve un plan de entrenamiento y luego participé en un maratón el año pasado. Este fue mi primer maratón y no hice el tiempo que quería, pero fue una experiencia muy valiosa en atletismo y ahora en triatlón.

Lo más importante para mí fue vencerme a mí mismo, ya que es necesario recordar que el uno mismo es el rival principal. A veces el sedentarismo y la pereza no le dejan a uno hacer las cosas, por lo que uno mismo se tiene que retar y decir “¡Puedo hacerlo!”

¿Cómo ha sido el cambio de atletismo a triatlón?

Hice el cambio, debido a la participación en el maratón donde tuve que llevar 7 meses de preparación. Por ello, tomé la decisión de sacrificar 2 horas de sueño y empecé a levantarme a las 4 de la mañana, para salir a correr a las 4 y media y luego estar en mi casa a las 6 de la mañana y cumplir con las demás tareas de padre y trabajador y en la noche de estudiante.

Después de estar en esta rutina durante 7 meses, salir a correr todos los días y luego hacer el maratón, quise hacer un cambio, por lo que busqué un deporte más dinámico que ha sido el triatlón, donde hay que combinar, el atletismo, ciclismo y natación.

Para mí, el cambio ha sido un poco drástico, ya que estaba acostumbrado a correr solo de 5 a 10 kilómetros por semana y ahora tengo que hacer ejercicio todos los días de la semana y distribuir 3 disciplinas en 7 días y a la vez, no puedo robar el tiempo ni a mi familia, ni a mi trabajo ni al estudio. Al principio fue un proceso difícil, pero luego me adapté, aunque tengo que hacer un sacrificio triple.

¿Cómo planea su agenda para encontrar tiempo para la familia, el trabajo y el deporte?

Es una cuestión de sacrificio. Como siempre le he dicho a mi esposa, yo no solo hago triatlón sino toda la familia estamos haciendo triatlón pues estoy sacrificando el espacio de la familia en algunos momentos, pero lo que hago, es lograr un sueño.

¿El sacrificio de horas de sueño no ha afectado su salud?

No, ya que siempre he tratado de buscar una buena asesoría y buen acompañamiento, precisamente debido a este tema, ya que también es una gran responsabilidad. Por ello, tengo que distribuir el tiempo de la siguiente manera: un día solo practico natación, dos días a la semana corro y ando en bicicleta y los otros días hago los ejercicios más fuertes. Los días sábado ando en bicicleta a la distancia más larga y le dedico 4 horas, mientras que al atletismo le dedico 2 horas y media los domingos.

¿Para usted como deportista, cuál ha sido su logro más importante?

El logro más importante es vencer a uno mismo. También, tengo varias medallas de las carreras que he hecho y hablando sobre el campo deportivo, es hacer el maratón el año pasado.

¿Su familia lo acompaña en sus actividades deportivas?

Desde el momento que estoy en esto, me han apoyado y lo que he tratado de hacer, es convertirlo en una actividad familiar, para que no sea solo para mí, sino para que todos lo disfrutemos. También, es un ejemplo para mis dos hijos, un varón de 8 años de edad y una niña de 2 años y medio, para que ellos vayan viendo y en el futuro también se interesen por el deporte.

¿Qué hace para organizar su vida cotidiana y repartir los oficios de la casa?

Gracias a Dios, tenemos una bendición de tener una persona que nos ayuda en la casa, por lo que cada quien se dedica a lo que le corresponde. Entre semana mi esposa que es contadora pública y yo pasamos mucho tiempo en la oficina y en la noche cada quien tiene sus funciones. Lo que siempre me ha gustado es la cocina, por lo que mientras que mi esposa está con los niños, a mi me toca preparar la cena.

Además, mi esposa también corre y ha sido algo curioso, porque yo también le tengo que dar tiempo para correr, por lo que siempre nos ponemos a de acuerdo a qué hora nos levantamos y nos acomodamos al horario.

¿Cree usted que ha demostrado que las familias con hijos pequeños y donde el padre y madre trabajan, pueden tener sus actividades recreativas?

Claro que es posible, aunque hay que hacer sacrificios. Si en algún momento yo no puedo entrenar, mi esposa puede entrenar más y yo me quedo con los niños. Lo más importante es tener un poco de tolerancia, comprensión y llegar a un consenso entre los dos.

¿Algún proyecto para el futuro?

Estoy estudiando para especializarme en el Derecho Tributario; además, empiezo a trabajar fuera de Pérez Zeledón dos días por semana. Lo más importante para lograr los objetivos, es creer en uno mismo; además, creo mucho en esta frase:

“Cree en ti mismo y todo es posible”, por lo que la llevo tatuada en mi cuerpo.


Alexandra Ivanova, periodista / info.ale17@gmail.com

Desafiando Límites